¿Qué es reflexiosfera?

Esta bitácora nace de las raíces, se expande por la tierra y, al eclosionar, divisa nuevos horizontes. Me recuerda al momento en el que, hace más de cuarenta años, mi abuelo paterno sembró lo que hoy es un cerezo.

Sí, un cerezo especial: da cerezas amarillas y ha permanecido en pie quizá más de cuatro décadas. El árbol huele a La Maragatería, una comarca leonesa que se levanta en las faldas del monte Teleno. Una tierra de humildad y pureza. Una región que me vio crecer tal y como alimentó a este árbol que ha alcanzado sus bodas de oro.

Hoy, aquí y ahora me he propuesto plantar esta semilla. Hace tiempo que quería cultivar esta simiente y creo que ha llegado el momento. Tal vez la tierra ya está preparada: oxigenada, nutrida y en calma. Quizá porque, después de tanto tiempo, necesita eclosionar y hacerlo en forma de blog.

Un cuaderno de bitácora con vocación de ser lugar de encuentro, espacio de reflexión y sitio donde compartir inquietudes medioambientales.

Os invito a que seáis tierra, os comportéis como semilla y deis fruto. ¿Por qué? La naturaleza nos necesita y sus ciclos, ahora alterados, demandan soluciones urgentes.